Blog

CÓMO PUEDO PREVENIR PROBLEMAS CON LAS TORMENTAS

Llega el otoño, y con él las lluvias sumamente esperadas, pero enemigas de cualquier instalación de agua, ya que es la época más propicia para atascos, desbordamientos e inundaciones. Y es que esta lluvia, sumada a la caída de las hojas de los árboles, es una mala combinación para el mundo de la fontanería y el sector profesional de desatascos.

Las tormentas son peligrosas, y son muy perjudiciales para todo tipo de tuberías, ya que sin un buen mantenimiento de las mismas, pueden suponer grandes problemas y averías de todo tipo, sobre todo si son tormentas torrenciales que caen sin previo aviso, de forma descomunal y en pocos minutos. Debemos estar preparados para ello, y lo más importante es la prevención, como siempre decimos, y para ello es imprescindible un buen mantenimiento continuado de toda nuestra instalación de tuberías, sumideros, desagües y canalones.

En este artículo vamos a hablar del problema más habitual que surge, sobre todo en esta época del año, el otoño, a causas de las lluvias y tormentas que se producen. Siempre es bueno contar con una serie de consejos, tanto para prevenir y contar con un buen mantenimiento de las instalaciones de agua, como para solucionarlos si el daño ya está hecho y no se puede remediar.

Este problema tan habitual del que vamos a hablar hoy son los canalones, su falta de mantenimiento y limpieza continuo, provocan los mayores atascos de este sector en épocas de lluvias, ya que se encuentran en el exterior, y son susceptibles de acabar sucios o bloqueados directamente por multitud de elementos indeseados como suciedad, polvo, hojas, y todo lo que pueda haber en el exterior de nuestra vivienda, o en el tejado, ya que el agua arrastra toda la mierda acumulada en el hasta el canalón, y mucho más aún si vivimos en zonas rurales o ajardinadas, ya que en estos casos la probabilidad de caída de hojas y ramas en nuestros canalones y tejados se triplican, y será una cuestión irremediable. Por lo tanto, de aquí deriva la importancia de la prevención, y esto solo se consigue mediante el mantenimiento, a poder ser, diario durante esta época del año.

Los canalones deben estar siempre limpios, esto es la clave de todo para que no nos provoquen atascos, reventones o averías mayores. Para ello deben limpiarse como sea, solo tendrás que quitar de vez en cuando la mierda de hojas, y diversas sustancias que se van acumulando, puede hacerse fácilmente con la mano, pero esto nos llevará tiempo. Una solución más acertada es instalar un salvahojas, los encontrarás de muchos tipo diferentes, ya que cada uno se adaptará mejor a tu tipo de canalón y a las necesidades que conlleve esa zona en concreto de donde resides. Este artilugio, es más común en países donde llueve mucho más que en España, pero los encontrarás fácilmente, y solucionará en parte tu problema, ya que filtrará la hojarasca y podrás retirarla fácilmente cada cierto tiempo.

El mantenimiento también pasa por tener un canalón en condiciones y en perfecto estado, no basta con mantenerlo limpio, por ello debemos prestar atención y advertir cuando es el momento de jubilarlos y sustituirlos por otros nuevos, ya que con el paso del tiempo estos canalones se oxidan, y estos restos de óxido hacen que se atasquen con mucha más facilidad, por ello, si es hora de cambiarlos, adelante, lo agradecerás con el tiempo, y además es aconsejable cambiarlos por unos de aluminio, que se oxidarán menos y serán mucho más limpios que los antiguos. Aunque si quieres aguantarlos un poco más antes de sustituirlos, sería recomendable que al menos intentases quitar todo el óxido que puedas, y darle a continuación una mano de pintura o de esmalte para mejorar su funcionamiento y que consiga aguantar un poquito más de tiempo hasta la jubilación total.

Cuando el mantenimiento no ha servido de mucho, o se ha realizado correctamente, y el daño ya está hecho, puedes utilizar la siguiente técnica para solucionarlo. Consigue unos metros de guía pasa-cables de electricistas, introdúcelo por la salida inferior de la bajante, y ve empujándolo hacia arriba con paciencia, y con cuidado para notar cuando llegues al atasco, una vez localizado, ve empujando poco a poco, y con movimientos giratorios hasta conseguir deshacer el atasco formado, y de esta forma destaparás la obstrucción formada.

En caso de no poder resolverlo, ponte en contacto con un profesional del sector de desatascos, y pide ayuda para solucionar tu problema. Conseguirás la solución y te dará consejos de limpieza y mantenimiento para que este problema en concreto no vuelva a sucederte. Nada como un profesional para dar recomendaciones, solo el conoce los trucos y secretos de su profesión, así qué aprovecha la oportunidad, y cuenta con un buen profesional.

QUÉ HACER CUANDO LA FOSA SÉPTICA DESPRENDE MAL OLOR

Los malos olores desprendidos de las fosas sépticas son muy habituales. Hay muchos factores que propician estos desagradables e insoportables olores en las fosas sépticas, y debemos encontrar la causa o foco concreto para aplicar la solución más adecuada.

Las fosas sépticas son muy utilizadas en las zonas rurales y casas aisladas de la zona urbana, ya que hasta allí no llega la red de saneamiento de aguas residuales municipales, por lo que esta opción de instalar una fosa séptica para tratar las aguas sucias de las viviendas y caseríos es la opción más acertada y la más habitual en estos parajes, ya que el tratamiento de aguas residuales es imprescindible y debe hacerse de forma segura y controlada.

Es necesario que estas fosas sépticas tengan un buen mantenimiento, ya que pueden producir, no solo olores desagradables, como es el tema que tratamos en este artículo, sino que pueden provocar intoxicaciones y perjuicios en el medio ambiente y sobre todo en el agua potable. El tratamiento de los residuos en estas fosas sépticas crea un gran cúmulo de gases como el metano, el monóxido y el dióxido de carbono que pueden ser peligrosos.

¿Cuál es la causa de los malos olores en la fosa séptica? Hay que buscar el foco que los provoca para  poder dar solución al problema, y lo más aconsejable es contar con un profesional del sector de desatascos para esta tarea.

Las causas pueden ser muy diversas, y vamos a comentar algunas de ellas para ayudarte a encontrar ese foco, o por lo menos para que puedas conocer por dónde tirar antes de llamar a un profesional.

  • Es posible que se haya producido alguna fisura o rotura en tu fosa séptica y se estén filtrando al exterior los gases y olores propios de su interior. También hay que comprobar que el inodoro esté correctamente sellado por todos lados, ya que suele ser otra de las causas de los malos olores.
  • La silicona que sella el váter puede desprenderse o agrietarse por algunos tramos con el paso del tiempo, y esto hace que los olores propios del interior de las tuberías del inodoro se filtren por ese pequeño espacio. La solución en este caso sería fácil y no precisa de la ayuda de un profesional, tan solo deberás sellar bien la abertura.
  • Puede ser que tu fosa séptica se haya llenado de agua, y esto haya provocado un desbordamiento, de la misma.
  • ¿Hace mucho tiempo que no realiza una limpieza de su fosa séptica? Esta puede ser la causa de los malos olores, ya que es necesario que la limpieza se haga correctamente y cuando toque. El tiempo que debe pasar entre una limpieza y otra depende mucho del uso que se le esté dando, y del número de personas que habiten la casa. Si ha habido un uso mayor en los últimos meses, es posible que la fosa séptica se haya llenado antes del tiempo habitual. En este caso solo tendría que realizar la limpieza y vaciado normal de su fosa séptica.
  • Es posible que el drenaje de la fosa séptica esté en mal estado, o simplemente no esté funcionando como debería, por lo que en este caso deberá ser un profesional quien eche un vistazo para solucionar su problema de malos olores.
  • Otra de las causas habituales de los malos olores en fosas sépticas son los problemas de presión. Las fosas sépticas cuentan con un respiradero en el techo que ayuda a compensar la presión, y controla los ruidos propios del flujo del agua desde inodoros y sumideros. En este caso deberá pararse a escuchar, si escucha ruidos que antes no escuchaba, puede que este sea el problema en su fosa séptica. Un profesional sería la mejor opción en este caso, como en la mayoría.
  • Escasez de oxígeno. Este suele ser otro de los problemas más habituales que causan los malos olores. Las fosas sépticas acumulan gran cantidad de materia orgánica, esta es su función, y esta materia orgánica, como hemos indicado antes, provoca gases tales como el metano, el monóxido y el dióxido de carbono al descomponerse, esta descomposición se produce gracias a las bacterias anaerobias que convierten los residuos sólidos en materia soluble para el agua, y es totalmente necesaria, de hecho, esta es la función de la fosa séptica. Esta acumulación de gases hace que el oxígeno escasee, y falta demasiado oxígeno puede provocar malos olores en el exterior. En este caso lo solución sería utilizar un generador de ozono, para lo cual debemos pedir la ayuda de un profesional.

Estos son los factores más habituales por los que se producen los malos olores en nuestra fosa séptica, y cómo habéis podido comprobar, lo más recomendable es contar con la ayuda y el asesoramiento de un profesional de desatascos.